JULIO GAMERO REQUENA, IN MEMORIAM

TrabajoDigno.pe enfrenta su peor momento. Julio Gamero Requena, nuestro querido amigo y colega, partió el día de ayer, víctima de la vorágine de dolor y tristeza que viene ocasionando la pandemia en todo el mundo. Siempre lamentaremos la pérdida de una vida humana. Pero cuando quien parte es un ser noble y comprometido con los necesitados, como lo era Julio, el dolor lacera más y el vacío se hace más difícil de llenar.

Julio Gamero fue cofundador y entusiasta animador inicial de TrabajoDigno.pe. Como miembro del comité editorial del blog, alentaba interesantes discusiones con reconocida rigurosidad y capacidad analítica, previamente a su ingreso a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), como responsable del Programa de Empleo de la Oficina Regional para los Países Andinos. Julio era un fiel militante de las causas justas, que en su caso –por interés y formación profesional– eran las de la clase trabajadora. Y desde este lado del tablero, apostó decidida y generosamente por la constitución de un espacio de reflexión que diera pelea en el debate laboral defendiendo la posición de los trabajadores. Así nació esta pequeña tribuna digital.

A Julio se le recordará por muchas cosas, siendo la principal su don de persona. De eso dan fe los numerosos recordatorios que se han compartido en redes, apenas conocida la noticia. En el ámbito académico, nos lega una prolífica producción bibliográfica orientadas básicamente a entender la problemática del empleo. Pero no fue el único tema que abordó con denodada entrega: desde su etapa juvenil en CEDAL, pasando por DESCO, CRS y COPEME, Gamero publicó una diversidad de libros, artículos académicos y de opinión sobre economía laboral, desarrollo social, migraciones, seguridad social, pobreza –que iremos posteando en próximas entregas–, los cuales tenían como eje inclaudicable la defensa de la dignidad humana y los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

De todos sus escritos, recordamos con especial cariño el primer libro publicado con el sello TrabajoDigno.pe: El arbitraje laboral en el Perú. Análisis de 100 laudos arbitrales (2011–2016).

Esta publicación abordó un tema que era (y sigue siendo) clave para la solución de los conflictos laborales en nuestro país. En un contexto en el que las negociaciones colectivas no solo disminuían, sino que encontraban un sinfín de problemas para cerrarse, el 2011 el Ministerio de Trabajo aprobó el D.S. N° 014–2011–TR, que admitía el arbitraje potestativo como una alternativa a la huelga, una vez que el trato directo y la conciliación laboral agotaran todos sus recursos. Con mucha intuición y basado en evidencia empírica, Julio aterrizó una discusión que era, en gran medida, ideológica, liderada por un puñado de estudios legales que no escatimaban recursos en satanizar este mecanismo alternativo de solución de conflictos. Las razones que motivaban estos esfuerzos antilaborales forman parte de las conclusiones centrales del estudio: a poco tiempo de comenzarse a implementar el arbitraje potestativo, la proporción de convenios colectivos cerrados en negociación directa aumentó significativamente. Lo mismo que las condiciones laborales acordadas. Esto confirmaba los supuestos de los hacedores de política: que la proclividad de ciertos actores económicos para retrasar o boicotear las negociaciones colectivas terminaba cuando la negociación colectiva pasaba por una solución heterónoma.

Si queremos ubicar a Gamero en un clivaje teórico–ideológico, este será, sin duda, el del desarrollismo cepaliano. Desde su formación como economista, siempre abogó por un esquema de crecimiento keynesiano basado en el fortalecimiento de los factores productivos endógenos, al amparo de la acción promotora y tutelar del Estado. Esto es, sus reflexiones aterrizaban en la necesidad de avanzar hacia una economía de mercado adecuadamente regulada, que diera lugar a mercados de trabajo equilibrados, donde las condiciones salariales y laborales se definieran a través del diálogo social y la negociación colectiva, con un claro sentido de justicia social. Quien revise sus textos podrá encontrar argumentaciones sólidamente fundamentadas, que abonan en la construcción de una comunidad académica debidamente constituida, pero, sobre todo, comprometida con las urgencias y aspiraciones del mundo del trabajo.

La partida de Julio entristece profundamente a quienes formamos TrabajoDigno.pe. Pero, a la vez, nos alienta a perseverar, más que nunca, en este proyecto al que tanto entusiasmo y atención le dedicó. Extendemos nuestras sentidas condolencias a su familia, colegas y amistades. Descansa en paz, Julio.

Dejemos de enriquecer a las Empresas Privadas de Salud

Walter Díaz de la Vega Castillo

Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores de Telefónica del Perú (SINATTEL) y dirigente nacional de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT-PERÚ.

Las clínicas privadas han demostrado en estos más de tres meses de cuarentena que no les ha importado nunca la vida de los peruanos. Los dueños de estas han decidido sobre la vida y la muerte de muchos, y a una gran cantidad que carecía de las decenas de miles de soles para internarse de urgencia los dejaron morir, han cobrado precios impensables por medicamento que no vale más de un sol y han endeudado a miles de familias que no saben hoy cómo pagar esos robos que “aceptaron” por temor a perder a quienes más amaban.

Los trabajadores no podemos seguir sumándonos como tontos útiles a la acumulación de sus millones llenando sus bolsillos para sus lujos, mientras los peruanos sufren, agonizan y mueren. Las empresas prestadoras de salud (EPS) viven de nosotros, de los aportes mensuales que brindan los trabajadores afiliados, además de captar el 2.25% de los aportes destinados a EsSalud (solo entre el 2006 y 2011, Rímac EPS sumó 127 millones de soles en utilidades): negocio redondo para los dueños y ejecutivos. Continuar leyendo

LAS MYPES, LOS TRABAJADORES INFORMALES Y LOS INDEPENDIENTES ENTRE LOS MÁS AFECTDOS POR EL COVID–19

Sergio Quispe (Economista PUCP)

Es conocido que la pandemia impactó algunas actividades económicas más que otras. En general, las más afectadas fueron las relacionadas a servicios diversos (de alojamiento, restaurantes, construcción, transporte, minería, entre otros); mientras que las de menor impacto están vinculadas a la agricultura y el sector financiero.

Esta afectación de los sectores productivos tuvo un impacto directo en el empleo. Si nos basamos en el informe “Mapa de calor sectorial”, elaborado por Perú Top Publications[1], encontramos una clasificación de las actividades económicas de acuerdo al impacto bajo, medio o alto de la crisis provocadas por la crisis sanitaria. A partir del registro de la ENAHO (358 actividades para el año 2019), se puede ver que el 58% de los perceptores (PEA ocupada con ingresos) trabaja en una actividad económica vulnerable. Lo que implica que la pandemia tuvo un nivel de afectación alto en su economía personal y familiar. Continuar leyendo

Entrevista a Christian Sánchez Reyes y Fernando Cuadros Luque. “LA FLEXIBILIZACIÓN LABORAL HA PRECARIZADO EL EMPLEO Y REDUCIDO LOS DERECHOS, Y NO HA SIDO UNA ALTERNATIVA EFICIENTE PARA FAVORECER A AMBAS PARTES DEL MUNDO LABORAL”

Christian Sánchez Reyes, abogado y ex ministro de Trabajo y Promoción del Empleo, y Fernando Cuadros Luque, economista, ex vice ministro de Promoción del Empleo y miembro del comité editorial de TrabajoDigno.pe, publicaron recientemente el libro Derecho y Economía Laboral: Políticas y regulación de la última década, con el sello editorial de Ius et Veritas (Lima, 2020, 325 p.). Continuar leyendo

Mujeres y teletrabajo en el contexto de la pandemia por el Covid-19

Lily Ku Yanasupo (*)

La crisis sanitaria generada por el brote del Covid-19 ha agudizado los graves problemas estructurales que padece el Perú en materia social; entre ellos, la precariedad laboral y las desigualdades de género.

Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de género? El género es una categoría de análisis que nos permite entender los roles que culturalmente han sido asignados a hombres y mujeres; en especial, nos permite analizar determinadas conductas, prácticas y relaciones que se han ido estableciendo en el tiempo, en las que existen ciertos elementos de subordinación que antes no advertíamos ni cuestionábamos.

Sabemos que en la sociedad peruana predomina un patrón cultural que otorga una validez implícita a prácticas que atribuyen ciertos comportamientos y roles a mujeres y hombres, lo cual propicia un trato desigualitario en función al sexo biológico. En estos sistemas sociales denominados “sexistas”, como el nuestro, las mujeres se encuentren en una situación de inferioridad y subordinación en relación a los hombrees. Continuar leyendo

LA MITAD DE HOGARES PERUANOS SON MUY VULNERABLES A LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Sergio Quispe (Economista PUCP)

¿Cuántos perceptores de ingresos hay en cada familia peruana? ¿Cuántos hogares coinciden con el formato estándar (dos generadores de ingresos en un núcleo familiar de cuatro miembros) adoptado por el Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEI) para calcular la canasta básica familiar? ¿Coincide este supuesto con la realidad demográfica el país? ¿La ayuda social del gobierno para enfrentar la crisis del coronavirus ha sido calculada adecuadamente, considerando las características de los hogares peruanos?

Caracterización de los hogares

TrabajoDigno.pe analizó la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) para el 2019 y encontró lo siguiente. El análisis de la composición de los hogares peruanos revela que 48.2% está compuesto por cuatro (4) o más miembros. Es decir, casi la mitad de las familias peruanas no corresponde al modelo tipo adoptado por el INEI; tiene más miembros de los asumidos (cuatro miembros como máximo). Continuar leyendo

Convicciones sindicalistas y sindicalistas con liderazgo

Lily Ku Yanasupo[1] 

Se acerca el Día Internacional del Trabajador y es una fecha propicia para hablar del resurgimiento del sindicalismo en el Perú. En efecto, si hay algo que los sindicatos de trabajadores y trabajadoras debemos agradecer al presente Gobierno es que, con motivo de la aprobación de sus políticas y decretos de urgencia antilaborales, nos ha permitido contar con el impulso necesario para reactivar el sindicalismo en nuestro país; aquel que viene siendo acallado desde la década de 1990 por el pensamiento económico neoliberal y cuyo rostro –por diversos factores– sigue generando un gran recelo en la ciudadanía. Pero, viene una pregunta elemental: ¿quiénes o cuáles son esos rostros?

Lo que sabemos es que desde hace bastante tiempo América Latina vive una fuerte crisis de representación social, en la que el Perú no es la excepción y sus sindicatos tampoco. Cada vez es más legítimo que la ciudadanía se pregunte a dónde vamos y quiénes nos representan. La clase trabajadora necesita tener claro el panorama sindical porque el miedo y la desconfianza, promovidos por el sistema que nos gobierna, realmente han calado en ella. Por otro lado, sin bases, sin agendas, sin discursos y sin transparencia no hay camino a seguir. Menos aún si esto no ayuda a contrarrestar las debilidades institucionales que afectan la protección de los derechos laborales en nuestro país. Pero no todo es malo. Estas también son épocas de cambio y reordenamiento. Por eso conviene estar muy atentos a no abrir espacios a la sinrazón, a los liderazgos huecos y a la representación sin interlocutores legítimos. Continuar leyendo

Organización Internacional del Trabajo: “Es un paro productivo sin precedentes”

(Foto: Caretas)

En reciente entrevista para la revista CARETAS, el director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para los Países Andinos, Philippe Vanhuynegem, expone la posición especializada de la OIT sobre el impacto de la pandemia global en la situación del empleo en el Perú y el mundo. Pone el acento en la necesidad de aplicar estrategias de reactivación y diversificación productiva que permitan enfrentar el proceso de paralización económica, con participación de los actores sociales y sindicales. En la misma línea, la implementación de políticas activas de mercado de trabajo orientadas a reducir las brechas entre el trabajo formal e informal, el fortalecimiento de las inspecciones de trabajo y la reducción de las desigualdades laborales entre hombres, mujeres y jóvenes, así como una reforma integral del sistema de protección social, son algunas de las medidas propuestas por la centenaria agencia de Naciones Unidas.

Entrevista a Silvio Rendón y Bruno Jiménez “NO EXISTE RELACIÓN CAUSAL ENTRE LA REPOSICIÓN LABORAL Y LA CONTRATACIÓN TEMPORAL”

Los últimos años venimos asistiendo a una fuerte campaña emprendida desde diversos medios, contra dos sentencias del Tribunal Constitucional que reconocen el derecho a la reposición laboral en los casos de despido nulo o arbitrario. A partir del juicio seguido por 500 trabajadores de Telefónica del Perú, despedidos injustamente el año 2001, el Tribunal Constitucional reconoció el derecho a la reposición en el puesto de trabajo luego de que un juez determinara judicialmente que el cese laboral no respondía a causas relacionadas con la conducta o desempeño del trabajador. Continuar leyendo

Perú: Covid-19 y el futuro

Paskal Vandenbussche[1]

La pandemia de Covid-19 cambiará drásticamente la cantidad y calidad de las relaciones sociales y, a su vez, influenciará fuertemente sobre el desarrollo social y la economía.  En un artículo titulado “Pandemics and social capital: From the Spanish flu of 1918-19 to COVID-19” (Aassve et al. 2020), los autores indican que la disrupción social durante periodos largos deterioran la confianza social, lo cual tiene consecuencias importantes para la economía.

Similarmente, Matthew Continetti indica en su editorial, “The social costs of COVID-19”, publicado en The American Enterprise Institute, que “es razonable suponer que la pandemia de coronavirus tendrá un efecto no solo en nuestra salud física y vitalidad económica. También, cambiará nuestra sociedad”. Esto en razón de que “las epidemias pasadas y los desastres naturales han tenido un alto precio no solo en vidas y dinero. También han debilitado las instituciones sociales y erosionado el “capital social”(Continetti 2020). Continuar leyendo